4 hábitos imprescindibles para una boca sana

4 hábitos imprescindibles para una boca sana

¿Quieres erradicar definitivamente esos problemas en tus dientes y encías que te impiden ser tú mismo y actuar con naturalidad? ¿No tienes ningún problema en tu boca y deseas que siga siendo así por mucho tiempo? Para ello será necesario que adquieras estos 4 hábitos esenciales.

Seguramente, si estás aquí, es porque deseas mantener una boca siempre sana que te permita realizar una vida normal y poder lucir sin complejos tu sonrisa. Esto implicará por tu parte adquirir un fuerte compromiso mediante la toma de ciertos hábitos y rutinas destinadas a alcanzar esta meta. En este artículo, tenemos para ti 4 de ellas que, además, debes cumplir sí o sí para que tu salud bucodental se mantenga en perfectas condiciones.

1.- La importancia de la fruta y la verdura en la alimentación

La buena salud y una nutrición adecuada van de la mano. Esto también incluye al estado de nuestro dientes y encías. De hecho, se han encontrado indicios de una relación entre la ingesta de frutas y verduras y los resultados positivos en la lucha contra la enfermedad periodontal.

Por tanto, una dieta escasa en estos alimentos puede provocar un empeoramiento del estado periodontal y las encías. Las frutas y verduras son un elemento muy importante para protegerte ante esta patología, previniendo su aparición y contribuyendo a la mejora de los resultados de los tratamientos que se realizan para combatirla. 

Entre los nutrientes que contribuyen a esta afirmación están la fibra, los compuestos antioxidantes, las vitaminas C, D, E y los ácidos grasos insaturados omega 3. Estos nutrientes se encuentran en alimentos como los cítricos, las bayas y los frutos rojos. Realizan funciones antibacterianas, contra la oxidación celular y estimulan la inmunidad celular.

De esto podrás deducir la necesidad de tener conciencia sobre lo importante que es tener una dieta realmente sana para la salud oral, que se conseguirá mediante la educación en el hogar y por parte de los profesionales de la odontología y de otras disciplinas médicas.

2.- Realizar una limpieza bucodental exhaustiva

No hay una boca sana que no necesite realizar una higiene oral de una forma adecuada y con la frecuencia necesaria. Aquí podemos hablar del cepillado de dientes entre 2 y 3 veces al día, sin olvidar el espacio entre los mismos y de la higiene y cuidado de la lengua y encías.

Esto se consigue añadiendo complementos en nuestra higiene oral diaria como los cepillos interdentales, la seda dental, enjuagues bucales, o el irrigador para alcanzar aquellas localizaciones donde el cepillo dental no llega.

En cuanto a la mejoras en las técnicas de cepillado, los cepillos dentales que más se adaptan a nuestras necesidades, la pasta dental a emplear o el colutorio más eficaz, siempre deberás consultar a tu especialista para que éste te proporcione las indicaciones que mejor se ajusten a las necesidades específicas de tu boca, en función de su estado y características individuales.

Mantener una limpieza de boca exhaustiva también implica las visitas frecuentes al odontólogo. Unas visitas periódicas que te ayudarán a tener un control y mantenimiento total de tu salud oral. De esta forma, tu profesional podrá detectar precozmente patologías incipientes que se podrán tratar anticipadamente, de manera que dicho tratamiento no sea demasiado complejo.

3.- Hacer ejercicio físico

Una muestra más de que los hábitos de vida saludables son imprescindibles para tener una boca sana es la relación de la actividad física y la enfermedad periodontal. De hecho, se trata de una relación en ambos sentidos. La evidencia científica reciente apunta en esta dirección: una vida saludable ayuda a reducir el riesgo de padecer periodontitis.

4 hábitos para una boca sana

Por una parte, el sobrepeso y la obesidad son factores que favorecen el desarrollo de la enfermedad periodontal. Esto hace que las personas que realizan ejercicio físico con frecuencia y que mantienen un adecuado índice de masa corporal tengan un menor riesgo de padecer periodontitis.

Por otra parte, se ha demostrado que la enfermedad periodontal tiene una influencia negativa en el rendimiento de los deportistas. Esto se debe a que esta patología origina una inflamación generalizada, reduciendo la fuerza muscular en brazos, piernas y abdomen, además de disminuir la capacidad cardiopulmonar cuando la periodontitis se encuentra muy avanzada.

Según datos recientes de una publicación de la Sociedad Española de Periodoncia (SEPA), el 15% de los deportistas de élite presentaba periodontitis y el 76% gingivitis. Otra conclusión interesante es que el 8% de los participantes en el estudio reconocía que sus problemas bucodentales influían negativamente en sus entrenamientos y el 5% manifestaba que lo hacía en su rendimiento deportivo.

A esto debemos añadir que la enfermedad periodontal también se relaciona con una mayor incidencia de lesiones deportivas en huesos, tendones y ligamentos.

4.- Dejar de fumar y de beber alcohol

Otros hábitos nada saludables que debes desterrar de tu vida para conseguir una boca completamente sana es el tabaquismo y el abuso de bebidas alcohólicas, algo que han demostrado ya muchas investigaciones, como esta de la Universidad CEU Cardenal Herrera.

Podemos comenzar hablando del tabaco, cuyo consumo repercute significativamente de forma negativa en la salud de todo nuestro organismo, lo que, por supuesto, incluye nuestra boca. Fumar habitualmente hace que haya una mayor probabilidad de sufrir patologías como cáncer de boca, enfermedad periodontal, y de que surjan problemas con los implantes dentales.

Poco más podemos decir que no sepas ya sobre la gravedad para la salud y la vida que tiene el cáncer oral. Por su parte, el desarrollo de la periodontitis puede llegar a provocar incluso la pérdida de piezas dentales. A esto debemos añadir que el tabaco incrementa las probabilidades de sufrir una infección en los tejidos blandos cercanos al implante dental, lo que se conoce como periimplantitis, que compromete seriamente el éxito y duración del implante.

En lo que al exceso de consumo de bebidas alcohólicas se refiere, sus efectos sobre la salud de la boca son muy semejantes a los del tabaco, predisponiendo a la aparición de enfermedades inflamatorias y cancerosas. A esto debemos añadir que las personas que sufren alcoholismo más o menos severos suelen ser más propensas a descuidar su higiene oral, con las consecuencias que ello acarrea entre ellas mayor predisposición a desarrollar enfermedad periodontal. 

Como puedes comprobar, se trata de hábitos que son sencillos de adquirir. Así que, con un pequeño esfuerzo por tu parte y los consejos y cuidados de tu periodoncista conseguirás importantes avances en lo que a la salud de tu boca, y en general, respecta. Sólo tendrás que concienciarte y en poco tiempo habrás incorporado con naturalidad estas acciones a tu rutina diaria.

En Coinsol estamos siempre dispuestos a echarte una mano para que incluyas en tu vida las pautas más beneficiosas para tu salud oral, así como para eliminar todas esas molestias que te impiden tener una mayor calidad de vida. Por ello, no dudes en contactar con nosotros, te esperamos para ayudarte a conseguir una boca plenamente sana.

Dra. Patricia Solano. Experta en periodoncia, cirugía e implantología en Coinsol Dental.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Categorías

Últimos post