Las 6 fases del tratamiento para la periodontitis

Las 6 fases del tratamiento para la periodontitis

La periodontitis es de esos problemas bucodentales a los que muchos no suelen prestarle atención hasta que llegan a ser realmente molestos. Por eso, debes estar siempre atento al estado de tus encías y no quitar importancia ante la aparición de algunos síntomas. Generalmente, la periodontitis no va acompañada de dolor, por lo que cuando empieces a manifestar algún signo como sangrado, retracción de las encías, halitosis o mal olor bucal, no dudes en acudir lo antes posible a tu periodoncista. Él te orientará sobre el tratamiento correcto de tus encías. Te explicamos sus claves en este artículo.

Las enfermedades más frecuentes de las encías son la gingivitis y la periodontitis, también conocida como piorrea.

La gingivitis es una inflamación de la encía sin afectación de los tejidos de soporte dental, producida por la acumulación de placa bacteriana.

En algunos pacientes, la gingivitis no tratada puede evolucionar a periodontitis o enfermedad periodontal. En ella, se produce una afectación progresiva de los tejidos que se encuentran alrededor de las raíces dentales y puede acabar causando la pérdida de dientes. 

La periodontitis está considerada como factor de riesgo de enfermedades como la diabetes, el cáncer, el infarto de miocardio o cerebral y el parto prematuro en embarazadas. Múltiples estudios de investigación a nivel mundial nos indican que cuidar las encías afecta positivamente ayudando a mantener una buena salud general. 

Las bacterias presentes en la placa bacteriana causantes de esta enfermedad se introducen a través del surco de la encía, causando bolsas periodontales que afectan al soporte dental provocando su pérdida en los estadios más avanzados. 

La periodontitis o enfermedad periodontal supone un problema grave en nuestra salud dental y, en ocasiones, evoluciona lentamente y de forma casi imperceptible. Cuanto antes se diagnostica este tipo de enfermedad, mayor es la posibilidad de encontrar un tratamiento efectivo.

Se trata de una enfermedad irreversible. Además de su terapia de tratamiento inicial, necesita visitas de mantenimiento para reducir el riesgo de reactivación y facilitar la estabilidad.

Su tratamiento tiene gran eficacia en la reducción de las bolsas periodontales y del número de bacterias causantes. Si tienes dudas sobre el tratamiento, estás en el lugar adecuado. Te lo describimos paso a paso.

¿Cómo saber si sufres periodontitis?

La periodontitis es una enfermedad que, en muchas ocasiones, aparece silenciosamente. Por ello, es frecuente detectarla cuando ya se encuentra en los estados más avanzados. En esos estadios o fases de la enfermedad, ya se ha destruido una importante cantidad de tejido que sujeta al diente o, incluso, se ha producido alguna pérdida dental.

Debes de saber que la periodontitis es una enfermedad crónica, de forma que permanece incluso tras las fases de tratamiento, necesitando de visitas rutinarias de mantenimiento periodontal que controle los estadios de reactivación de la enfermedad ayudando a la estabilidad periodontal.

Por ello, existen razones más que suficientes para vigilar permanentemente el estado de nuestros dientes y encías, acudiendo con frecuencia a nuestro periodoncista.

Entre los síntomas precoces de la periodontitis se encuentran:

  • Mal aliento.
  • Sangrado de encías.
  • Aumento de la sensibilidad al frío.
  • Sensación de dientes largos.
  • Aparición de espacio entre los dientes y cambios de su posición.
  • En los casos más avanzados, también se desarrolla la movilidad dental.

Sin embargo, la periodontitis no produce dolor, por lo que muchas personas no les prestan especial atención.

A medida que pasa el tiempo y la situación se agrava, se llega a producir la pérdida del diente. El objetivo del tratamiento periodontal es prevenir que se llegue a esta situación.

Tratamiento para la periodontitis

La prevención como tratamiento fundamental

El mejor tratamiento contra la periodontitis es prevenir su aparición o el avance de la enfermedad a los estadios de mayor gravedad. Para conseguirlo, te damos los siguientes consejos.

Mantener una adecuada higiene bucodental es una de las principales medidas preventivas, ya que las enfermedades periodontales tienen su origen en el crecimiento de placa bacteriana. Son los microorganismos que forman la placa los que destruyen los tejidos que soportan los dientes.

Para comenzar con estas medidas, te recomendamos cepillar los dientes, como mínimo, 2 veces al día después de las comidas, usar hilo dental y enjuagues bucales. Pide consejo a tu especialista para adoptar las mejores medidas para tener una boca siempre limpia, seguir las recomendaciones del uso cepillos interproximales u otros dispositivos como irrigadores.

El consumo habitual de tabaco aumenta la velocidad de progresión de la periodontitis, haciendo a las encías más propensas a ser atacadas por las bacterias de la placa. El tabaco también puede enmascarar el mal aliento característico de la periodontitis y reducir el sangrado e inflamación de encías por su efecto vasoconstrictor.

Las 6 fases del tratamiento para la periodontitis

La periodontitis es una de las patologías bucodentales más comunes. De hecho, según la Sociedad Española de Periodoncia (SEPA), la periodontitis se encuentra en:

  • El 29.3% de los adultos entre 35 y 44.
  • El 48.8% de las personas mayores entre 65 y 74 años.

Este nivel de incidencia, junto con la gravedad de la enfermedad, hace de la periodontitis una de las afecciones más tratadas por los profesionales de la odontología. ¿Cómo se realiza este tratamiento?

Después del diagnóstico de periodontitis, el plan de acción a realizar se basa en estas 6 etapas:

  1. Un estudio periodontal completo previo al tratamiento. Mediante el mismo, se evalúan una serie de parámetros que recogen cómo ha afectado la periodontitis a cada diente. Este estudio se completa con una serie de radiografías intraorales (serie periapical), aportando información sobre el patrón de pérdida ósea y el hueso de soporte de cada diente.
  2. Descontaminación periodontal, o raspado y alisado radicular. Mediante la ayuda de anestesia local, a través de la encía se elimina la placa bacteriana sobre los dientes y el cálculo subgingival (debajo de la encía) adherido a las raíces. Para ello, en la primera fase se emplean ultrasonidos y, posteriormente, se profundiza con unos instrumentos denominados curetas. Es un procedimiento que se realiza con sumo cuidado obteniendo grandes resultados.
  3. Transcurrido un mes o mes y medio, cuando los tejidos se han desinflamado tras la descontaminación, el periodoncista vuelve a evaluar el estado de tus dientes y encías. Entonces comprueba la efectividad del tratamiento realizado y las medidas de higiene que ha adoptado el paciente.
  4. En los casos donde partimos de estadios menos avanzados de la enfermedad, tras la descontaminación periodontal se resolverán casi todas las bolsas periodontales. De forma que el paciente debe entrar en un protocolo de mantenimiento periodontal estipulado cada 4 o 6 meses, según considere el periodoncista de forma individualizada. 
  5. Para aquellos pacientes que presenten una enfermedad periodontal más avanzada, será necesario continuar el tratamiento de eliminación de cálculo subgingival y bolsas periodontales profundas mediante la ayuda de la cirugía periodontal. Con ella, mediante una sencilla intervención, se accede al interior de la encía con el objetivo de eliminar el cálculo subgingival más profundo. También es posible recuperar parte del hueso de soporte de los dientes perdido mediante la cirugía de regeneración periodontal. Finalizada esta fase, el paciente también entrará en el protocolo de mantenimiento periodontal cada 4 o 6 meses, según se determine.
  6. Visitas de mantenimiento para evaluar el estado periodontal del paciente y controlar su evolución. En cada visita se evalúan los parámetros y se realiza la limpieza y descontaminación de las encías en las localizaciones necesarias. 

Sufrir periodontitis no supone un problema para tus dientes, siempre que visites a tu periodoncista. Con los tratamientos actuales, como los que realizamos en Coinsol, podemos tenerla permanentemente controlada. Así te olvidarás de todas sus molestias y tendrás tu sonrisa saludable y bonita.

Olvídate de la periodontitis contactando con los periodoncistas de Coinsol. Ellos estudiarán en detalle tu caso y te propondrán el tratamiento que realmente necesitas. ¡Llámanos!

Dra. Patricia Solano. Experta en periodoncia, cirugía e implantología en Coinsol Dental.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Categorías

Últimos post