COINSOL - Por qué aparece el dolor de mandíbula

¿Por qué aparece el dolor de mandíbula?

El dolor en la mandíbula y zonas relacionadas, como oído, cuello, espalda… es uno de los motivos más frecuentes por los que nuestros pacientes acuden a visitarnos. Si te sientes identificado con ellos, te mandamos un mensaje tranquilizador: existen hoy en día recursos suficientes para que estas molestias dejen de estropear tu día a día, así como tus momentos más especiales. En este artículo arrojamos algo de luz sobre los motivos que llevan a esta situación, así como sobre las opciones que tienes para enfrentarte a ella.

¿Qué causas puede tener el dolor de mandíbula?

La aparición de dolor o molestias en la zona de la mandíbula puede ser síntoma de una serie de problemas, de los cuales muchos de ellos están relacionados con nuestra salud bucodental.

Uno de los comunes son los trastornos de la articulación temporomandibular o ATM. Se trata de la articulación que hace de unión entre la propia mandíbula y el cráneo. En ella existe un disco de cartílago que separa los huesos, evitando la fricción. Sin embargo, este disco puede perder su posición natural, derivando en dolor.

Además del dolor propio de la mandíbula, los problemas en la ATM también muestran otros síntomas, como son el dolor de oídos, cabeza, cuello, espalda o al abrir y cerrar la boca hablando o masticando, chasquidos en la zona o problemas de movilidad en la misma.

Uno de los mayores causantes del dolor de mandíbula por la ATM es el bruxismo o rechinar crónico de dientes. Esto se debe a la tensión que se genera al realizar presión en la zona, algo que ocurre, sobre todo mientras duermes.

El bruxismo se relaciona estrechamente con situaciones de elevado estrés, algo muy común en nuestra sociedad actual, con un ritmo de vida que suele ser vertiginoso y con muchas preocupaciones en la mente.

Pero no siempre que te duela la mandíbula significa que tengas una afección en la articulación temporomandibular, sino que este dolor puede manifestarse también por problemas en tus dientes o encías.

Entre estos otros orígenes, tenemos las caries, la aparición de un absceso, que estén emergiendo las muelas del juicio, un traumatismo, enfermedad periodontal o piorrea, que haya algunos dientes desalineados o que falten piezas, etc.

Normalmente, en estas situaciones el dolor suele ir acompañado de otros síntomas, como son el dolor en los propios dientes o la hipersensibilidad dental, el sangrado de las encías, hinchazón en la boca, aparición de llagas, sequedad de boca, mal aliento o halitosis, fiebre y otras muchas.

¿Cómo tratar el dolor de mandíbula?

Por fortuna, existen una serie de terapias y tratamientos que harán que el dolor de mandíbula desaparezca o se reduzca al mínimo posible. Vamos a ver cuáles son estas.

Si nos enfrentamos a unas molestias mandibulares que son consecuencia de problemas en la articulación temporomandibular (ATM), uno de los recursos más comunes y de más éxito son las férulas de descarga. Estas suelen colocarse durante el sueño y tienen como principales objetivos redirigir, disminuir y redistribuir las fuerzas de la masticación. De esta manera relajamos la musculatura y protegemos la propia articulación.

Además de contar con férulas de descarga, es un excelente complemento la fisioterapia especializada de la zona. Durante estas sesiones, según los criterios del profesional, se aplicarán masajes y ejercicios específicos en la zona afectada.

COINSOL - Dolor de mandíbula

Finalmente, también es una buena opción acudir a especialistas que se encarguen de reducir nuestros niveles de estrés, así como adquirir hábitos para ello, como realizar regularmente ejercicio físico o técnicas de relajación variadas (yoga, ejercicios de respiración, etc.).

En los casos en los que el dolor de mandíbula tenga su origen en problemas dentales o de las encías, su alivio vendrá de la mano de los tratamientos específicos para las dolencias de origen. Entre estos, nos encontramos con:

  • Endodoncias.
  • Tratamientos de periodoncia (descontaminación, cirugía, etc.).
  • Extracciones de piezas dentales.
  • Colocación de empastes.
  • Ingesta de fármacos, siempre bajo prescripción médica, como analgésicos, antiinflamatorios, relajantes, etc.

El dolor de mandíbula, aunque molesto, tiene solución. Solamente tienes que acudir a tu especialista para que te diagnostique sus causas y te proporcione la hoja de ruta necesaria para que te olvides de él. 

En Coinsol Dental contamos con profesionales que se encargarán de ello, sea cual sea el motivo de tus molestias. Di adiós a tus problemas de mandíbula, y comienza a hacerlo llamándonos para concertar una cita.

Dra. Belén Cayrasso. Especialista en fisioterapia en la articulación temporo-mandibular.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Categorías

Últimos post